miércoles, 10 de noviembre de 2010

Carta a Mi Padre.

Jamás Olvidaré,
todas tus enseñanzas,
padre mío,
Jamás olvidaré,
todos tus consejos,
tu manera tan sana de vivir,
y de poder entender este mundo tan caótico,
con una sabiduría infinita,
Oh padre mío,
espero algún día alcanzar,
esa sapiencia infinita tuya,
y asi,
poder defenderme en este mundo,
que por momentos parece que quisiera devorarme,
como si de un monstruo se tratara.

Yo sé que quiza no soy el mejor hijo que tienes,
yo sé que en algún momento te he decepcionado,
Yo sé que no soy lo más perfecto,
pero soy tu hijo,
que te Ama con una admiración eterna,
padre mío, infúndeme valor,
en estos momentos,
cuando todo parece quebrarse,
y yo sentirme tan inválido,
sentirme tan solo,
tan alejado de tu mano,
de tu abrazo protector,
y de tus palabras que me hacen fuerte...

Padre mío,
te agradezco todo lo que me enseñaste,
te agradezco por enseñarme a ser poeta,
por dejarme leer tus libros de tu biblioteca,
que son un tesoro inigualable en la vida,
gracias por enseñarme a ser humilde,
quítame lo orgulloso,
quítame lo arrogante,
despójame de todo lo que no es positivo,
padre mío, necesito tanto de tí,
de tu consejo, de tu ayuda,
y solo sé que puedo mandarte esta misiva,
y se que algún día la leerás...

Padre mío,
Gracias,
por enseñarme a disfrutar y conocer,
a disfrutar de las cosas hermosas de la vida,
los viajes en familia,
los viajes que juntos hicimos,
toda tu historia contada por tus labios,
toda tu inteligencia,
que me heredan tus genes,

todo eso jamás morirá,
lo llevaré en mi memoria,
todo cuánto eres.

Quisiera ser tu mejor hijo,

aunque no lo pueda ser,
quiero que sepas,
que eres el mejor padre,
que jamás existirá.

y que Agradezco a Dios,
por darme alguien como tú.


Eres un tesoro que vale lo que pesa en oro.


Oh, padre mío,
cuánto desearía poder aprender más de tí!!!
pero sé que también estas viviendo tu lucha,
y sé que tu eres,
el más grande triunfador de esta vida,
tu me enseñaste todo lo que soy,
tu me enseñaste el valor de la vida,
tu me enseñaste cuán fundamental es ser alguien,
en esta vida y en la otra.

Te Amo con todas mis fuerzas,

padre mío,
perdóname, si no puedo ser tu orgullo,
pero sólo quiero ser tu hijo...
el hijo que quizá cometió errores,
pero tenía que aprender de ellos,
tu bien lo sabes,
Nadie experimenta en cabeza ajena.

Padre mío,
eres mi adoración,
y sé que todo el tiempo de vida,
que me resta,
será para ustedes,
para mi familia,
ustedes tienen mi corazón vivo,
y me aceptan, a pesar de todo lo que
haya cometido, bueno o malo.

Padre mío,
Gracias por enseñarme,
el valor de la cultura,
el valor de la educación,
el valor de la verdad,
del trabajo febril y honesto.
porque sin nunguna de estas lecciones,
yo no sería lo que soy ahora.

Tienes mi más grande admiración,
eres mi modelo de refinamiento,
eres mi modelo médico,
eres mi héroe,
el amigo que tuve cuando niño,
el hombre duro para poder afrontar
todo lo adverso,
Eres el hombre que atesora los libros,
Eres el hombre invencible,
eres mi Padre,
mi ayuda,
mi fuerza,

eres mi valor,
eres quien nunca claudicará...

Te lo debo a tí, padre mío, quien soy.


Quisiera ser tu Orgullo....
déjame ser tu hijo,
el cual clama por tus palabras,
el cual clama por tu sabiduría,
el cual clama por alcanzar un día,
la cima en la cual te encuentras...

Dios te bendiga,
Padre mío,
Dios te cuida y protege,
Todos Los Días,
Nunca dejes de Acordarte,
del más pequeño...
de tus hijos.

2 comentarios:

Yess umq dijo...

Definitivamente transmites una gran admiración hacia padre. Ademas de derrochar en tus lineas gran amor hacia el. Vaya que la gran mayoria se debe a lo que los padres hicieron por cada uno de nosotros.

Anónimo dijo...

Este poema me llego al fondo de mi corazon, mi padre tiene la cumbre de todos los anos100 y este poema se lo dedico a el por ser todo eso, un padre ejemplo q siempre estubo con sus hijos, mis felicitaciones a este gran poeta!