martes, 31 de enero de 2012

El Novio Perfecto.

El novio perfecto, es el que te queda mirando a los ojos,
y de la nada te da un beso.
Ese que te hace sentir una princesa,
te abraza, te mima,
te cuida
y siempre está para escucharte,
es aquél que aveces,
deja de lado sus amistades para verte,
el que te dice Mi Amor a cada rato,
que te manda mensajes,
solo para recordarte que te Ama
y que eres la mas hermosa de todas.

Es el que te molesta solo para
solo para recordarte que te Ama
y que eres la mas hermosa de todas.
Es el que te molesta solo para sacarte sonrisas,
ese que te pregunta como estás,
que te ve y te abraza,
como si no lo vieras hace mucho tiempo,
es aquél que insiste en acompañarte hasta tu casa,
y si no puede,
se preocupa y te llama para ver como llegaste.

Es aquél que hace lo imposible
para caerle bien a tus papás.
Es el que tiene el poder de hacerte sonreir cuando peor estás.
Es el Celoso,
que te dice las cosas con Ternura,
Es el que piensa que eres PERFECTA,
que te extraña,
y que por sobre todas las cosas TE HACE FELIZ,
porque TE AMA y te ELIGE todos los días.

lunes, 30 de enero de 2012

Miguel Hernandez. El Herido

Para el muro de un hospital de sangre.

I

Por los campos luchados se extienden los heridos.
Y de aquella extensión de cuerpos luchadores
salta un trigal de chorros calientes, extendidos
en roncos surtidores.

La sangre llueve siempre boca arriba, hacia el cielo.
Y las heridas suenan, igual que caracolas,
cuando hay en las heridas celeridad de vuelo,
esencia de las olas.

La sangre huele a mar, sabe a mar y a bodega.
La bodega del mar, del vino bravo, estalla
allí donde el herido palpitante se anega,
y florece, y se halla.

Herido estoy, miradme: necesito más vidas.
La que contengo es poca para el gran cometido
de sangre que quisiera perder por las heridas.
Decid quién no fue herido.

Mi vida es una herida de juventud dichosa.
¡Ay de quien no esté herido, de quien jamás se siente
herido por la vida, ni en la vida reposa
herido alegremente!

Si hasta a los hospitales se va con alegría,
se convierten en huertos de heridas entreabiertas,
de adelfos florecidos ante la cirugía.
de ensangrentadas puertas.

II

Para la libertad sangro, lucho, pervivo.
Para la libertad, mis ojos y mis manos,
como un árbol carnal, generoso y cautivo,
doy a los cirujanos.

Para la libertad siento más corazones
que arenas en mi pecho: dan espumas mis venas,
y entro en los hospitales, y entro en los algodones
como en las azucenas.

Para la libertad me desprendo a balazos
de los que han revolcado su estatua por el lodo.
Y me desprendo a golpes de mis pies, de mis brazos,
de mi casa, de todo.

Porque donde unas cuencas vacías amanezcan,
ella pondrá dos piedras de futura mirada
y hará que nuevos brazos y nuevas piernas crezcan
en la carne talada.

Retoñarán aladas de savia sin otoño
reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.
Porque soy como el árbol talado, que retoño:
porque aún tengo la vida.

domingo, 22 de enero de 2012

Your Woman. White Town

Just tell me what you've got to say to me
I've been waiting for so long to hear the truth
It comes as no surprise at all you see
So cut the crap and tell me that we're through

Now I know your heart, I know your mind
You don't even know you're bein' unkind
So much for all your highbrow Marxist ways
Just use me up and then you walk away
Boy, you can't play me that way

Well I guess what you say is true
I could never be the right kind of girl for you....

I could never be your woman
I could never be your woman
I could never be your woman
I could never be your woman

When I saw my best friend yesterday
She said she never liked you from the start
Well me, I wish that I could claim the same
But you always knew you held my heart

And you're such a charming, handsome man
Now I think I finally understand
Is it in your genes? I don't know
But I'll soon find out, that's for sure
Why did you play me this way

Well I guess what you say is true
I could never be the right kind of girl for you

jueves, 19 de enero de 2012

Autoretrato. Cecilia Ortiz.

Cecilia mía
Terciopelo
Mi vida
Asaltas y seduces
Anima destructiva
Que preserva el alma
Querida iluminada
Construyes y azotas
Enamorada de tus defectos
Envidiosa de tus placeres
Ignorada por los espejos
Seducida por los ojos
Rara comedida
Inconmensurable
¿Cómo fue que llegaste a este mundo?
Desposeída privilegiada
Aterida
Risa a carcajadas de jugar por los otros
Revendida postrada
Protituida santa
Tormento sereno de tus noches
Alba de casas
Acariciado la humedad
De una sola soledad
Cristalina borracha
Borrada y aparecida
Cuando tú quieras Cecilia
Saldremos otra vez
pero eso sí
Con la máscara
por favor sin ella
Me estoy acercando al triunfo de quererte
Espíritu retorcido
Naufragante
Viva muerta
A como dé lugar
Tremendista arrepentida

Culpable sin una culpa

viernes, 13 de enero de 2012

Francisco Morales Santos. Nosotros También Somos Historia (III)

Si una espiga hay en el campo,
una espiga que de alta da alivio al horizonte,
una espiga que no tranza jamás con huracanes
y es una espiga roja,
que a nadie quepa duda que tú eres,
que no importe si muestras las mejillas
preñadas por el fuego y el sol de marzo a mayo.

Cuán grato es encontrar en tu matiz de terracota
la luz inacabable que extendiste como un manto
sobre mi práctica de niño.
No es posible olvidar que en prolongados inviernos y penumbras
arrojabas al fuego nuestro espanto,
pues tus palabras tenían claror de pirotecnia,
lo alumbraban todo,
lo arrullaban todo.

A veces cuando había desánimo en el frente
del juego y los deberes
o cuando atrincherado en mi edad golpeaba el talón de tu paciencia,
no tenías ningún inconveniente en evocar tu infancia,
breve, ineficaz infancia
amputada a los once años
-edad de las sorpresas del físico y del mundo-,
amputada por padrinos tremendamente crueles
a quienes terminaste llamándolos patronos.

Me costaba entender este atropello, no así soltar el llanto
en el pozo profundo de tu memoria.

Cómo quise beber esos vinagres, cargar con esos días,
creer que me enseñabas a contar ficciones.
Nada fue de película. Todito fue tan cierto
como que hoy pienso en ti en dimensión de universo.
Tú estabas entre los elegidos para abrir con furia
los senos de la tierra, los senos duros y viejos de la tierra,
pedirle horas extras a la luz del día
y tomar media ración de sueño.
Fue así como nos diste pan remojado en pena.

Para disimularlo, madre, tenías una gracia que es de antología.

domingo, 1 de enero de 2012

A Mis Amigos, En Este Nuevo Año 2012...

A mis amigos, a ellos quienes son parte de nuestra vida

quienes tienen una parte de nosotros con ellos,

a quienes no importando la distancia pensamos en ellos y

les deseamos bendiciones y bienestar, hagan lo que hagan, estén

donde estén, siempre viven dentro de mi corazón, dentro de mis

pensamientos y saben que los llevo en mi camino.

Asi mismo también recuerdo a los que ya se han ido,

o los que ya no están quizá en la misma senda o camino,

más sin embargo les agradezco el haber compartido,

al menos un poco de su tiempo junto a mi.

Sé que aún queda mucho camino por recorrer,

muchas cosas nuevas por conocer,

pero un deseo escondido, quizá casi el deseo de un niño,

es poder tener a toda la gente a la que amo en un

mismo momento....

Y compartir con ustedes cuánto los aprecio a cada uno...

Les comparto este pensamiento a todos ustedes,

por todo lo que significan en mi existir,

porque Dios siempre sabe porque suceden las cosas,

aunque algunas veces no podamos comprender lo que

suceda alrededor de nuestras decisiones y acciones.

Por ustedes, mis amigos, soy quien soy,

por ustedes mis amigos, quienes creen en mi,

es que me levanto de todas mis caídas,

ustedes, son el alimento de mi moral a veces

desfallecida, a veces cansada, al carácter férreo,

a la voluntad inquebrantable,

a la tenacidad, al valor, a no temerle a los imposibles,

a defender las causas justas (y otras veces no entendidas).

Ustedes mis amigos, son los hermanos entrañables,

quienes depositan su confianza en mi persona,

y se alegran en los aciertos y triunfos y me dan una mano

cuando he cometido errores en mi haber,

y dan ánimos para superarlos y rectificar el camino.

Alégrémonos, pues, en esta época, cuando los corazones se llenan

de júbilo por el año nuevo que está por nacer,

por dar gracias, por todas las metas superadas y el aprendizaje,

por crecer en el camino de la vida,

por salir adelante del a veces azaroso camino,

y por compartir, juntos, y a la vez con nuestras familias,

el tener el cariño, el amor y la fraternidad en nuestras almas.

No tengo más que agradecerles a ustedes,

mis amigos, por todo lo que me han apoyado,

por todo lo que me han dado, sin pedir nada a cambio,

por todo lo que han estado conmigo.

A todos ustedes, les deseo el mejor de los Inicios,

con fé, con alegría, de lograr un año más, de éxitos,

de certezas, de resolver el camino, poco a poco, o quiza

mucho, todo depende de nuestros pasos en la vida.

Les envío un abrazo, fraternal y deseándole siempre

lo mejor en la vida.