viernes, 6 de marzo de 2009

Aún Dueles,Aún Vives Dentro de Mi Ser...(Addio, Addio 2)

Esta vez no puedo negarlo,
dueles, aún dueles mucho.

Y mi corazón sigue amándote como el primer día,
justo como la primera noche q ví tus ojos frente
a los míos...

Y mi mente me ordena buscarte, hablar, platicar,
tratar de entablar un diálogo contigo.

Pero lo analizo y vuelvo a lo mismo...a qué platicaremos esta vez?
Si cuando estuve a tu lado quise hasta lo imposible saber de tí, y no pude saber
totalmente el fondo de tu ser...

No era para herirte, era para conocerte, ahora las palabras sobran, y de eso
estoy muy consciente, por eso escribo estas líneas, porque sé que casi nunca
visitarás esta página.

Cuando las veas, por favor, trata de entender lo mucho que te amé y lo mucho que
este sentimiento significó para mí, y quiero que sepas, que te entregué mi existencia a
más no poder, junto con mi corazón y sentimientos.

Sé así mismo que en la relación hubo diferencias irreconciliables, acepto que soy una
persona que tiene virtudes y sus grandes defectos, errores y horrores.
Lamento que la Princesa se haya desilusionado. Lo lamento mucho, y en el alma lo
siento y percibo, por eso también es que lloro, por que siento dentro de lo más profundo
el que no hayas logrado esa felicidad.

No puedo ser algo en tu vida porque mi corazón no acepta aún las cosas,hay una herida
un sentimiento aún presente y desangrándode, debo dejar que tome su curso la historia natural de la enfermedad para así poder tener como el sol, como cada mañana, como cada cosa que
transcurre en esta vida, un motivo, una manera de ser y de vivir, pero no puedo vivir cosas a medias, y sé que esto es algo que yo mismo lo estoy considerando, a pesar de que tu misma lo dijiste, que fuéramos amigos.

No podré serlo por el momento, por un tiempo...con el mismo paso del tiempo y de la vida
las cosas irán tomando su propio rumbo, y todo se irá aclarando, dando paz a las cuestiones
del corazón.

La distancia sabes? Es como el viento, Apaga el fuego Pequeño, pero enciende Aquéllos Grandes.

Deseo que Dios te llene de Bendiciones, que aprendas mucho y crezcas como la gran persona que eres tú.