lunes, 4 de febrero de 2008

Te Amo y Extraño...

No puedo más por algunos momentos...siento que me quiebro,
al no saber de ti....
No puedo alejarte de mi pensamiento, no puedo hacerme a la
simple y mísera idea de estar alejado de tí,
de tus ojos, de tus manos, de tu amor mismo...te extraño,
Te amo, te adoro y vuelvo a extrañar terriblemente,

Quiero llorar, quiero gritar, quiero expresar todo lo que estoy
conteniendo, aquí dentro de mí, algo que me estruja en alma,
algo que me hace sentir mal, me hace sentir que me muero,
por dentro, a cada día que pasa, a cada paso que doy, a cada
momento en el que vivo, respiro y sueño por tí, no puedo estar
más loco que ahora, no puedo estar más triste, no puedo vivir
alejado de tí....

Que hago? me desespera estar encerrado en esta prisión de la
mente y el cuerpo, me siento partido por la mitad, tengo tantas
ganas de verte, de abrazarte, de decirte que Te Amo, que me perdones
es algo horrendo, un caos, un infierno, una vida que a veces parece que no es
una vida...
Una vida que estoy viviendo desde que te fuiste, donde esos días han
significado un infierno en vida, una muerte en vida, algo que no puedo llegar
a controlar, a poner en orden..en mi corazón y en mi cabeza...

Sé que tienes que ser tu misma y brillar con luz propia...
No a la sombra de nadie y eso ya lo entendí a la perfección.

Más sin embargo, estoy aguardando por tí, esperándote, pegado
al teléfono, listo para escuchar tu dulce voz, escuchar tus palabras...

Por favor, Amor Mío, Déjame amarte con todo lo que soy, con todas
mis fuerzas, estallo por tí, quiero darte en ofrenda mi existir y dedicarte
mis triunfos, tristezas, desesperanzas, quiero dedicarte a tí, todo cuanto yo
soy o significo.

Quiero darte mi ser por completo, para toda la vida, fusionarme con tu alma,
hacer 1 sola, y darte toda la felicidad posible que quiero darte y más allá de ella,
Te necesito, Te adoro, Te extraño y Te amo de manera desesperada, alocada,
de manera urgente, el corazón te está mandando este mensaje a tí...

Llámame...Amor mío....
Hazle caso a este corazón, acuérdate que aún vivo y existo.