lunes, 30 de mayo de 2016

Entre mis miedos y mi deseo por estar contigo...



Entre mis miedos y mi afán de cuidarte, 
vive presente, ese riesgo, ese temor, 
porque mi lado más sensible desea estar acompañándote, 
siempre, en ese interminable río de letras,
pero también de sentimientos.

Entre esos miedos,
se encuentra el saber que puedo ser causa de discordia, 
de diferencias, y hasta de conflictos.
No quiero ser visto como el enemigo,
al que haya que vencer,
o el malo de la historia...

En el otro lado, está muy presente,
la oscuridad, el dolor,
las dudas, y ese miedo persistente,
a saber que algún dìa puede ser 
más que real, y todo puede salir,
mal, muy mal.

Hoy el simple hecho, 
de saber que las circunstancias me pueden alejar de ti,
no sólo me causa dolor, me causa angustia.
Me duele, porque me haces sentir en el alma
y multipicado mil veces su valor,
esa angustia me lastima y daña.

Pero como decirte que te adoro,
que cada letra tuya hace que me fije más en ti?
y como decirte que deseo con toda el alma,
el estar contigo?
como describir esto que llevo dentro,
y que se ha liberado, y desea expresarlo,
sólo para ti?

Cómo puedo abrazarte, quererte y adorarte?
sin causar malestares en alguien,
sin convertirme en el enemigo a vencer...

El simple hecho de saber hoy,
que podía alejarme de ti,
me ha cusado un vuelco enorme,
tan es así, que las lágrimas brotaron,
sin sentirlo, de repente,
ya mis ojos expresaban pena y angustia.

Te pienso,
suspira mi sentir por ti,
veo tus letras y me atraigo cada vez más.

Estar alejado de ti,
es como arrancar partes de mi mismo,
dejar de saber de ti,
es como un castigo,
un lugar donde no puedo ser yo mismo,
para ti, 
un lugar donde yo no pueda escribir tu nonbre
porque quiero escribirlo, 
en todos los rincones del planeta,
y en todas las estrellas que pueda alcanzar con mi mano.

Hoy, te hago patentes mis miedos,
pero también hago presente mi sentir,
y hoy, gana ese sentir, 
porque deseo expresártelo hasta más no poder.

Eres tú, y nadie más que tú,
la razón, la inspiración,
la gran mujer y musa que la vida,
se ha encargado de hacer que los caminos
se hayan cruzado.

Deseo decirte algo muy importante,
que tal vez, su costo, sea muy alto,
pero lo digo con plena consciencia:

Te Quiero, Karina.
Por mil y un razones, 
tu eres lo más excelso que pude haber conocido,
en esta vida y en las otras más.

Tu sola presencia es divina,
tu sola mirada,
dice mucho más que todas mis palabras juntas...