viernes, 13 de septiembre de 2013

Y el tiempo ha pasado....

No me había detenido a pensar acerca de todo lo que he vivido y pasado, 
hasta que por mera casualidad decidí darle un repaso a todo aquéllo
que me ha traído hasta el día de hoy.

Hay recuerdos, imágenes, palabras, hechos, frases que son definitivas
y situaciones que nos han llevado al límite de las cosas.

Pensé que por un momento mi mente me estaba jugando una mala pasada,
o que de algún recóndito lugar habían emergido esos recuerdos, esas frases, 
y las vivencias.

Sin embargo, me dí cuenta que no podemos estar separados consciente e inconscientemente
de nuestra memoria.
Hay que recordar que somos alguien gracias a el apoyo, el soporte, la mano que nos da fuerza, 
de las personas que nos aman, amaron o pasaron por nuestra vida, de todos y cada una de las personas que han creído, confiado en nosotros.

Hoy es cuando vengo a agradecer a Dios, a la vida, a este paso por este mundo en el cual
estoy más que entendido que debo dejar una huella perenne e imborrable, de saber que puedo hacer algo por quien lo necesite, que puedo amar sin medida, que puedo dar lo mejor de mí, y que no debo de esperar gratitud a cambio, sino hacer las cosas con ahínco, con estrega, con amor, con
ese extra que podemos dar y siempre debe de estar presente.

No sería quien soy gracias a todos aquéllos que antes que juzgarme decidieron apoyarme y creer en mí y en mi proyecto de vida.
También ofrezco mis sinceras disculpas por todos los errores que he cometido y por todo lo que haya hecho sufrir o lastimar a alguien por un error por desconocimiento de causa.

A todos, gracias por estar conmigo todo este tiempo de vida, les prometo, no fallarles, tal cual lo he hecho hasta ahora.

L.M.