lunes, 5 de agosto de 2013

Te Odio y Te Quiero. Julio Jaramillo

Me muerdo los labios 
para no llamarte, 
me queman tus besos, 
me sigue tu voz; 
pensando que hay otro 
que pueda besarte, 
se llena mi pecho 
de rabia y rencor. 

Prendida en la fiebre 
brutal de mi sangre, 
te llevo muy dentro, 
muy dentro de mí; 
te niego, te busco, 
te odio y te quiero, 
y tengo en el pecho 
un infierno por ti. 

Te odio y te quiero, 
porque a ti te debo 
mis horas amargas 
mis horas de miel; 
te odio y te quiero, 
vos fuiste el milagro, 
la espina que duele 
y el beso de amor; 
por eso te odio, 
por eso te quiero, 
con todas las fuerzas 
de mi corazón. 

No quiero nombrarte 
y busco en las copas 
el vino de olvido 
que nunca se da; 
pensando en arrancarte 
busqué en otras bocas 
el beso que borre 
tu beso inmortal. 

Y todo es inútil, 
ni copas ni besos 
pueden separte de mí; 
te llevo en mi sangre, 
te odio y te quiero, 
y tengo en el pecho 
un infierno por ti.