domingo, 21 de febrero de 2010

Los Años Maravillosos...(Reflexión)

Los Años Maravillosos...
son éstos...
los que vivimos junto a las personas que nos aman,
que comparten su vida con nosotros,
que no hacen sentir verdaderamente importantes..

Dejemos atrás a las soledad y a los sinsabores,
dejemos atrás a las cosas que nos hacen daño...
dejemos atrás a las cosas que nos hicieron llorar...

Si lloraremos, que sea de alegría...
todavía nos queda una vida por delante,
no la desperciciemos de manera insensata.

Hagamos lo mejos que sabemos hacer,
vivir las cosas que nos sucedan, en el contínuo
acontecer de los tiempos,
compartir las experiencias y los buenos y los malos momentos...

Muchos, a pesar de ser jóvenes, pierden la capacidad de asombro,
Aprendamos mejor saborear los colores, los días, los años,
los desvelos, compartamos que estamos vivos y que necesitamos creer,
creer en que cada nuevo día es una aventura por vivirla y recorrerla.

Me dirijo a mi familia, mis amigos, a los de ayer y hoy,
a la gente, por la cual,
doy mi vida sin pensarlo...
y también, a la gente que Ama compartir, todos y cada uno,
de sus momentos, de sus vivencias y de su existencia...
lo que somos todos juntos...
y que somos?....
Somos parte de un universo infinito de sonrisas, de alegrías, de cosas nuevas,
somos parte de esta maravillosa experiencia, que se llama, Estar Vivo...

Preparémonos, pues, para disfrutar cada día, un nuevo amanecer...
....Que la vida misma es un reto, lo sabemos,
....pero que acaso no los retos son para superarse?

Por eso mismo, dejemos que la vida misma nos llene de sus bendiciones,
del placer de conocer a personas nuevas,
de sentir cada momento que pasamos junto a alguien,
de conocer lugares insospechados,
de viajar y conocer la historia,
ya sea propia o ajena...


Hagamos la propia historia, al recorrer la vida misma.
Seamos parte tangible, con los sentimientos, con los pensamientos,
del saber que siempre hay cosas mejores por venir a nuestras vidas...

Mil bendiciones y Abrazos a todos, donde quiera que estén.