martes, 24 de mayo de 2016

No existen las casualidades, sino causalidades.


Cuando sucede un evento que escapa a todo plan, a toda lógica posible, surge ese momento que lo cambia todo, conocer a una persona, cuya forma de vida es tan sorprendentemente increíble, tan prístina, clara, pero a la vez tan importante resulta abrumador...porque deseas entender muchos aspectos de su vida, no para cambiar, sino para apoyar, y demostrar que importante es la persona.
Cuando tus sentidos conocen por ese pequeño instante toda la vida de esa persona, es algo soprendente, algo que te genera inquietud, que parece imposible y sucede en un instante!!!
Que hay sobre saber de alguien cuando la miras directamente y cruzas ese pensamiento y logras la conexión definitiva...nadie podría describirlo con palabras porque hay que vivirlo para entenderlo.
Cada suceso en la vida,  significa un cambio en las vibraciones del espíritu, esos cambios generan bondad, amor, amistad, cariño, aprecio...
Algunos cambios vienen para servir de ejemplo de vida. 
Otros, para inspirarnos. Están los que se allegan para enseñarnos lecciones, los que nos dan apoyo, nos entienden sin tener que pronunciar demasiadas palabras, basta tan sólo la intención de dialogar y expresar y desglosar todo lo que tu alma tiene deseo de mostrar.
Quiero que sepas, que estoy aquí, presente, en todo momento, para ayudarte, consolarte, hacerte sonreír, ser ese bastión y hombro, que cuando tus fuerzas falten y sientas rendirte, me tengas contigo, presente, de mil y una maneras diferentes, pero juntas al mismo tiempo.
A veces lo mejor sucede, sin desearlo ni esperarlo...eso me pasó contigo, y es algo que me tomó por sorpresa, precisamente, la vida tiene ese propósito escondido, oculto, porque todo va tomando su curso, conforme las decisiones de la vida que vayamos tomando.
Hay personas, como tu, que llegan a nuestra vida, para quedarse; son como una estrella nueva que nace y que nos muestra todo su brilo y esplendor, tu has llegado en ese momento oportuno, donde tu vida necesitaba ese giro para ser aún mejor, tu eres parte de ese selecto grupo de personas, que en mi vida son especiales y causan una profunda impresión en mi existir.
No puedo más que decirte que le rindo pleitesía a una persona maravillosa como tu.
Alguien fuera de este mundo se merece mi admiración y mi aprecio. No puedo más que confesarte que me es una de las más gratas sorpresas que éste año me ha dado...el hecho de conocerte. Mi admiración para ti.

Sinceramente, para ti, con todo aprecio y cariño, es lo que este escritor desea para ti.
P.D. Nunca cambies!!!