domingo, 2 de marzo de 2008

Mis letras. Mis Palabras.Un Adiós.

Ya hace un lapso de tiempo que no sé nada de tí, pero como tú dices, es mejor así. Mientras tanto sigo siendo un juglar que le sigue cantando a la doncella, para que ella se asome por la ventana de su castillo...

Lamento que la princesa se haya desilusionado, pero recuerda que el juglar o el trovador que soy, te mencionó que sólo estaba de paso, pese a que tu creías lo contrario.

Me fui una tarde de Diciembre. Pero seguiré siendo la estrella que esté a un lado de la luna, y desde ahí, te estaré protegiendo.

Muchas cosas han cambiado desde que te dejé de ver, desde que te fuiste. He pensado en tí, para bien, no para mal, no tiene más caso que te busque, porque sé que no lo deseas y aparte, no es bueno solo estar recibiendo rechazos constantes.

Además sé que estás bien y que no me debo de preocupar. Y que bueno que estás donde quieres, siempre haz hecho lo que haz querido y una vez más se cumple.

Como dice una canción de Rocío Durcal "Ya sé que no has querido hacer llorar a un gato herido"... y tienes mucha razón, la vida es así, tu te vas y yo me quedo aquí, lloverá y ya no seré tuyo, seré un gato bajo la lluvia... Y maullaré por Tí...

Quiero que estés tranquila, no te voy a molestar, mi suerte estaba hechada ya lo sé, y sé que hay un torrente dando vueltas por tu mente...

Ya lo ves, la vida es así, la vida es así, tu te vas y yo me quedo aquí, lloverá y ya no seré tuyo, seré un gato bajo la lluvia... Y maullaré por Tí...

No lo niego, te extraño y mucho. Pienso en tí y mucho. Cuanto deseo que algún día pudieras leer estas letras, que pudieras entender lo que te estoy diciendo, lo que clama mi corazón, lo que clama mi ser por tí, pero mantengo la firme esperanza y el deseo de que puedas leer todo lo que he escrito a lo largo de este tiempo, de alguna manera, si se puede decir así, que sientas lo que un corazón henchido de amor y de ganas de verte quería decirte. Tenía muchas ganas de platicar contigo, no lo niego, pero pues, espero que el dia que sea así, sea para bien. Algún dia lo será.

Más sin embargo aún así mismo te respeto, y es por eso mismo que he decidido que cuando tú desees platicar, ya sabes dónde encontrarme, y hablar todo lo respectivo y necesario. No insistiré de ninguna otra manera...

Mis mejores deseos para tí y yo sé que tú puedes sacar adelante todas las cosas y todo lo que te propongas, como una meta o como un objetivo.

Atte. Luís.